Día 39: HACER POSIBLE LO IMPOSIBLE.


Éste mes y diez días que llevo en Madrid con este proyecto de investigación, e intentando aprender ballet de una forma lo más profesional que me sea posible, han sido días de muchos aprendizajes y retos en todos los ámbitos y sentidos. Lo primero porque implicaba dejar mi zona de confort conocida, dónde todo me era familiar (aunque si soy sincera yo no soy muy dada a pasar largos períodos en ella…muy a pesar de mis padres) e introducirme de lleno en varias actividades complejas, y especialmente en una: el ballet clásico; y en un mundo que si bien admiraba, nunca tuve la oportunidad de manejar y profundizar de verdad. Por lo que éstos dos meses están suponiendo un período intenso adaptativo de mi mente y de mi ser. Una reconfiguración integral de ellas. No puedo dejar de pensar a veces, lo inusual de los proyectos que me planteo en la vida, pues con 27 años cualquier persona de juicio medio te diría que qué haces intentando aprender una disciplina tan compleja, elitista y de edad de aprendizaje muy temprana, sobretodo cuando no eres “un genio”…a la primera, ni a la segunda.

En segundo lugar, en un mundo en crisis cualquiera diría que transformar el mundo, título de éste blog, igualmente es un a tarea imposible. Pero yo creo, que de nuevo no es imposible. Y para mi alegría no soy la única que piensa que ES POSIBLE LO IMPOSIBLE (en término proceso claro).  Omar Villalobos también cree QUE ES POSIBLE LO IMPOSIBLE y en éste vídeo (que me ha acompañado horas éstas semanas) lo explica directo al consciente y al inconsciente. ¡¡¡Merece la pena que lo veáis!!! Aquí va: